Se detecta vulnerabilidad en Z-Wave en mas de 100 Millones de dispositivos IoT



Investigadores de PenTestPartner, han detectado vulnerabilidades en protocolo Z-Wave, el cual es utilizado en millones de dispositivos del Internet de las Cosas (IoT), dejando expuesto a estos equipos a cualquier ciber ataque.

El protocolo Z-wave es utilizado en la Domótica mediante Wireless. Esta tecnología soporta radios de alcance de hasta 100 metros.

Este protocolo es utilizado por mas de 700 Compañías y en mas de 2400 dispositivos Inteligentes para hogar.

Z-Wave usa una clave de red compartida para asegurar las comunicaciones entre los dispositivos, la clave se intercambia entre el controlador y los dispositivos del cliente cuando los dispositivos están emparejados.

El proceso de emparejamiento anterior ('S0') tenía una vulnerabilidad: la clave de red se transmitía entre los nodos utilizando una clave de solo ceros, y un atacante podía detectarla dentro del alcance de la radio frecuencia.


La versión inicial del proceso S0, posee vulnerabilidades de MITM desde el año 2013, por esta razón los expertos, añadieron mayor seguridad a los procesos ya a esta mejora la nombraron S2.

Mientras la versión S0 utilizaba una llave conocida con solo ceros (0000000000000000), S2 utiliza una clave mas robusta para evitar el problema que existía en la versión S0, pero unos investigadores de seguridad encontraron la manera de  hacer un "Downgrade" de la versión, haciendo que el tipo de clave ya no sea S2 si no que S0.

Los expertos apodaron a este ataque Z-Shave

"Este problema fue documentado por Sensepost en 2013. Hemos demostrado que el proceso de emparejamiento mejorado y más seguro ('S2') puede degradarse a S0, anulando todas las mejoras ", se lee en el análisis publicado por los expertos.

Los expertos que descubrieron este modo de ataque, publicaron una POC en la cual logran abrir una puerta yale mediante el ataque Z-Shave


Si se utiliza S2, es cierto que la clave no puede ser interceptada. Sin embargo, la debilidad se encuentra en el protocolo mientras se determina si se utilizará S0 o S2. Esto pone en riesgo el emparejamiento, ya que se puede forzar que se realice el emparejamiento en S0, logrando así inyectar tráfico en la red Z-Wave, logrando este Downgrade de versiones.